viernes, 4 de marzo de 2016

Respuesta al Concejal Jaime Cuartas

Estimado Concejal,
Leí sus razones para oponerse a la venta de la participación de EPM en ISAGEN. Aunque comparto su visión sobre la importancia del sector eléctrico, me permito hacerle unas precisiones sobre sus argumentos, ya que tiene algunos conceptos errados sobre el mismo.
Presento en negrilla cursiva citas de su comunicación, e inmediatamente después mis respuestas
4. El incremento de los precios de la energía va a disminuir el crecimiento del PIB, va a afectar la balanza comercial y se reflejará en la actividad industrial. La energía se encontraba en el tercer renglón de exportación en Colombia, vendimos ISAGEN para importar energía de Ecuador.
Respuesta: Lo de ISAGEN no tiene nada que ver con la compra de energía Ecuador. Si ISAGEN siguiera siendo propiedad del estado, el Fenómeno del Niño y el Daño en Guatapé nos obligarían a comprarle a Ecuador.
Adicionalmente a esto, el comercio entre Colombia y Ecuador es constante, y en épocas normales, la balanza comercial energética se inclina a nuestro favor.
5. Cuando EPM compró las acciones en ISAGEN tuvo un costo cercano a 200.000 millones de pesos, activo que hoy vale cerca de 1.5 billones de pesos, la llegada de los canadienses va a darle un mayor valor a la empresa.
Respuesta: Sí, y este es un punto clave. La idea de tener empresas es aprovechar las utilidades, pero para darle mayor valor es probable que Brookfield reinvierta utilidades. Con el 87% de control, los canadienses pueden reinvertir las utilidades por años, haciendo que EPM (y consecuentemente el municipio) no tengan ingresos por este concepto.
6. El precio de la energía en Colombia se ha incrementado en más de un 300% (en bolsa) y un 60% (en el mercado regulado). Se vende cuando las condiciones de una empresa son desfavorables, no cuando el precio de la energía va para arriba.
7. La situación climática actual (fenómeno del niño), agravada por la salida de Guatapé más la salida de algunas termoeléctricas, dejan al país sin respaldo real térmico, no hay gas.  Esta situación lleva a que el precio de la energía se eleve muy por encima de los precios históricos cotizados en bolsa.
Respuesta: El negocio eléctrico es un negocio de largo plazo, no de inmediatez, por eso, las prospectivas financieras deben evaluarse teniendo en cuenta la evolución histórica, más que las condiciones climáticas de corto plazo.
Adicionalmente, El hecho que el precio de la energía esté alto no quiere decir que eso sea mejor para las empresas. Le recuerdo que tanto EPM como ISAGEN tienen plantas térmicas, y que les toca pagar el gas para poder generar.
Si bien la hidroeléctrica no tiene costo marginal de producción, no tenemos agua en los embalses para aprovechar los altos precios. Adicional a esto, la estructura de mercado hace que EPM e ISAGEN tengan que vender parte de su energía al precio de escasez (que es menor que el precio del mercado).
De igual forma Cuartas Ochoa considera que Brookfield le va a dar valor a la empresa, de modo que en 5 o 6 años éstos podrían tener la posibilidad de  vender por un precio mucho más alto, lo que quiere decir que la participación de EPM se va a valorizar y se tendrá  mayor rentabilidad. “Una gran parte de los recursos ambientales de ISAGEN se encuentran en Antioquia y es precisamente allí donde necesitamos a EPM como garante de lo ambiental y lo social” afirmó Jaime Cuartas.
Respuesta: Con un 13% EPM no podrá ser garante de nada. Eso no alcanza para escoger a miembros de junta directiva ni para tomar ninguna decisión. Es de esperarse que a EPM se le informará anualmente de decisiones tomadas, sin que pueda controlar nada.
¿No cree usted que es mejor que estos recursos sean administrados e invertidos EPM, para garantizar una empresa más sólida y una Antioquia más sostenible?
Antentamente,

Santiago Ortega Arango. 
Ingeniero Civil - Magister en Ingeniería de Recursos Hidráulicos

sábado, 13 de junio de 2015

Discurso para los 20 años de Generadora Unión

Contar la historia de Generadora Unión, no es simplemente contar la historia de unas hidroeléctricas. Si yo fuera a hablarle de un proyecto a mis estudiantes, les hablaría de su ubicación, de cómo se eligió, de los problemas puntuales de ingeniería que se encontraron y de cómo se resolvieron. O tal vez de las particularidades técnicas que los hacen interesantes. Si tengo algo más de tiempo, puedo hablarles de las relaciones con la comunidad, de cómo se buscó la financiación o el cierre financiero, y hasta de pronto me alcanza alguna anécdota graciosa que haya ocurrido.

Estas cosas, aunque pueden cuenticos interesantes, no le hacen justicia a Generadora Unión. Puede que 20 años se sientan como nada en otras circunstancias, pero creo que eso no aplica para esta empresa. Habría que contar la historia de las personas que estuvieron detrás, y la forma como cambiaron durante todo este tiempo. Pero entonces, teniendo en cuenta todo lo que ha pasado ¿Qué historia se puede, o mejor, qué historia vale la pena contar?

En realidad son muchas, y de varios género distintos.

Se puede contar historia la historia del término “filo de agua.” Tres palabras que la ingeniería colombiana había olvidado completamente. En este país de embalses gigantes, era necesario tener mucha visión para volver a pensar que el futuro de la energía, era precisamente volver al pasado. Hidroeléctricas pequeñas que aprovechaban las montañas de Antioquia sin tener que inundar los valles ni sacar a las personas de sus casas. Algo que nadie entendía hace 20 años, ahora tiene obsesionados a los ingenieros del país mirando cualquier chorro de agua para ver si se pueden aprovechar.



También es una historia de innovación, en el mejor sentido de la palabra. Innovación no es simplemente usar tecnología de punta, sino que es comprender las verdaderas posibilidades de un negocio. Es pensar más allá de los kilowatios-hora, para mirar que también era posible venderles a unos europeos una cosa que nadie conocía (dizque certificados de carbono) que sonaban como a vender humo pero en realidad era vender aire limpio.  Es entender que más que un negocio, las pequeñas centrales son una forma de construir país. Es innovar con la sociedad, sabiendo que si se invierte en la comunidad, se invierte en el mismo proyecto. Es aprender que hoy en día, proyecto y comunidad son una sola cosa, y que se necesitan mutuamente.

Esta historia también pudo haber sido una historia de terror. En Colombia, no hay nada que hiele más la sangre que pensar en la posibilidad de quedarse en el monte atrapado durante años. Pero para desarrollar los proyectos era necesario ir a los sitios más golpeados por la guerra en Colombia, y hablar con todas las personas involucradas para decirles: “Nosotros venimos a hacer un proyecto, que es bueno para todos aquí.” Para hacer un proyecto como estos no solamente es necesario hablar con ministros y banqueros, sino había que atravesar zonas de guerra, para llegar a una casa humilde a comerse un sancocho con una campesina. Habrá que dar gracias al cielo que esto no fue una historia de terror, sino que se convirtió en una historia de esperanza.

Pero, ante todo, tenemos que reconocer que la historia de Generadora Unión es una narración épica. Es contar la historia de un grupo de ingenieros que creyeron en una quijotada: Construir centrales en las montañas de Colombia sin músculo financiero, a punta de ingeniería bien hecha y de proyectos atrevidos. Es la historia de cómo una oficina pequeña fue capaz de convencer a medio país de su visión, desarrollando proyectos imposibles. Como en toda épica, los protagonistas tienen que superar grandes pruebas y para Generadora fue estar varios años frente a un futuro totalmente desesperanzador. Fue atravesar una crisis económica que hubiera acabado a cualquiera, que apretaba todos los días, a toda hora. Se necesitó mucho valor (y tal vez un poco de terquedad) para seguir creyendo cuando todo parecía perdido. Para salir de ahí, no fue suficiente el trabajo constante y obstinado, sino la ayuda de todos ustedes lo que están aquí. Desde el apoyo sólido y silencioso de Diana y Margarita, hasta los esfuerzos de todos los amigos, que literalmente apostaron su trabajo a que estos proyectos salían. No queda más que dar las gracias, Generadora Unión no es más que el esfuerzo colectivo de todos ustedes.

Termino con otra historia. Uno historia que me ha contado mi papá mil veces y que pasó hace más o menos hace 50 años, en el colegio San José de la Salle en Medellín. En alguna clase, el profesor les pidió a los estudiantes que entregaran los trabajos un grupos de 5 personas. Esto no tendría ningún problema, excepto que el combo de amigos de mi papá eran 6. Trataron de hablar esto con el profesor, pero se encontraron con que los grupos eran de 5 personas, nada que hacer. Si entregaban un trabajo entre 6, la nota iría para los primeros cinco nombres que aparecieran en el trabajo, y el último tendría un cero.

El grupo no se dejo amedrentar, y entregaron los trabajos durante varios meses, cambiando el orden de la lista de los nombres, de tal forma que el cada uno se rotara el turno de recibir un cero.
Hasta que un día, cansados de los ceros (hombre, a nadie le gusta un cero) se les ocurrió una genialidad. Compás en mano, dibujaron un círculo  en la primera página del trabajo y pusieron todos los nombres en la circunferencia, uno detrás de otro. Así, no habría un orden fijo, no sería posible  saber cuál era el primero ni el último nombre de la lista.  Así entregaron el trabajo, y esperaron.
Cuando el profesor se los devolvió,  vieron una anotación que les decía “La constancia vence lo que la dicha no alcanza.” El profesor, además,  les quitó todos los ceros del semestre.

Esta es una historia muy bonita, y que se ha convertido en toda una fábula familiar. Un relato con el que mi papá nos trató de enseñar el valor de la lealtad, del ingenio y de la perseverancia. Pero, para mi hermano y para mí no deja de ser una historia.

Podemos imaginarnos ese momento, pero eso no se compara con lo que vimos con nuestros ojos. Estábamos en primer fila cuando se formó Generadora, nos tocó ver excavar lo túneles de Rio Piedras,  empezamos a soñar con Amoyá, y nos tocó ver como la empresa fue golpeada por la crisis, llegando a creer que se acabaría. Nos tocó recibir la llamada desde Austria del cuando ganamos Energy Globe, y escuchamos el ruido de la turbina en la casa de máquinas cuando Agua Fresca empezó a generar.

Una cosa es que a uno lo eduquen con historias, pero otra muy distinta es que lo eduquen con el ejemplo. Si en algún momento mi papá nos enseñó el valor de la lealtad, el ingenio y la  perseverancia, no fue con la historia del San José. Si aprendimos, fue de verlo a él y a Sergio, durante los últimos 20 años, trabajando con juicio, apoyándose en los amigos y dándole la cara a las dificultades.

Esa, aunque me quedo corto en palabras, es la historia de Generadora Unión que vale la pena contar.


domingo, 7 de junio de 2015

Buscando al Demonio

Por allá en el 2007, publiqué algo en facebook sobre un concurso de belleza de perros, donde se premiaba el perro más feo del mundo. Ganó un perro de una raza china sin pelo excepto por un mechón despelucado, medio ciego y con 4 dientes. Además, si es que es posible, en la foto salía haciendo gruñendo y haciendo mala cara.



Hubiera sido algo sin trascendencia, si no hubiera sido por que Tatiana que me dijo que en Envigado había uno peor. Un can salido de los infiernos que trataba de morder a los jóvenes que caminaban por Alcalá, un demonio andante que aterrorizaba a los niños y a las señoras, perro tan feo que su fama trascendía su barrio y su municipio. Tatiana lo conoció porque su abuelo vivía en el barrio, y me dijo que ella y sus primos lo llamaban con un nombre acorde a su belleza: Satanacus.

Cuenta la leyenda que un día un carro lo atropelló, y un niño lo levantó en brazos. Al ver esto, una vecina desde su balcón del segundo piso dijo, "Por fin se acabó el desprestigio de este barrio." Pero estas palabras fueron un hechizo, y Satanacus se reincorporó y salió caminando como si nada para su casa.

En esa época yo tenía cierta obsesión con el cine. Estaba planeando filmar un cortometraje con unos amigos, veía muchas películas y quería filmar. Cuando Tatiana me habló de Satanacus, lo primero que me vino a la cabeza fue un documental. Quería buscar al perro más feo de Envigado (y probablemente del mundo), saber quién era, ver si era tan feo como pensábamos, conocer a sus dueños y contar su historia, mientras me moría de la risa.

Le dije a Daniel que me ayudar a filmar pero necesitaba alguien más, alguien que lo buscara conmigo. Un personaje para el documental, alguien con chispa y con una muy buena capacidad de humor negro que se animara a acompañarme en tan absurda empresa. No me acuerdo exactamente como fue, pero Cárdenas se volvió el candidato preciso. Además de su buena vibra y su capacidad de burla infinita, Cardy era un tipazo lo que lo hacía compañía inigualable pa salir a pasear y a mamar gallo. 

Le conté la historia a ese enano hincha del Medellín y aceptó encantado. El fin de semana salimos con un cronograma preciso. La historia la iba a empezar a contar Tatiana, hablando de su infancia y del rol de Satanacus en ella. Paralelamente, Cardy y íbamos a ir buscando al perro por envigado, hablando con vecinos. Había varias escenas donde estábamos en el carro, reflexionando sobre el chandoso, tratando de encontrar verdades más grandes del mundo a partir de la historia de este perrito feo. 

Filmamos a Tatiana en un parque infantil, algunas imágenes de apoyo y de relleno (yo recogiendo a Cárdenas en la calle) y nos fuimos para Alcalá. A hablar con vecinos y construir el mito. Nuestro problema, como documentalistas aficionados, es que encontramos a Satanacus muy rápido. Estaba sentado al lado de su dueño en un murito a la salida de su casa.

En verdad es que era inmundo. Pero de lo inmundo, era divino. Satanacus tenía las patas traseras más largas que las delanteras, y su porte era de gato erizado. Algunos niños le decían el perro-gato y al verlo era muy fácil creer, como cuentan algunos, que su padre era un gato callejero errante que alguna vez atravesó Alcalá en sus andanzas. 


En realidad, no se llamaba Satanacus. Se había llamado Niño en alguna época, pero finalmente lo bautizaron Pájaro Loco, de cuenta de su mirada aleatoria y una cresta de pelo sobre su cabeza. Tenía los ojos amarillos, y un mechón blanco en el pecho que contrastaba con su pelaje café. Tal vez lo más impresionante era su boca. Tenía el mentón salido hacia adelante, y no tenía dientes "Ese perro no muerda sino que deja chupado" decía su dueño.

Esa tarde nos reímos mucho con todas las ocurrencias del dueño de Satanacus, que resultó ser un tipo simpatiquísimo. No teníamos mucho material para el video, pero no importaba. La tarde valió la pena. Tiempo después quise editar y ver si teníamos alguna historia, pero los videos se perdieron, tal vez en alguna formateada del computador. 

Lo que quedó un archivo fotográfico del día, que coincidencialmente estuve mirando esta semana. Me acordé de ese día, de las ocurrencias de Cardy y de lo bueno que pasamos. Creo que hubiera sido algo que hubiera olvidado fácilmente, si no fuera por la noticia de ayer. 

Hace mucho rato no veía a Cárdenas, pero eso no le quita el cariño que le tenía ni lo buen amigo que lo consideraba. Con sólo verlo, uno se ponía feliz. Me queda el guayabo de no haber hecho efectivas las cervezas pendientes que tenía con él. Sólo queda tomármelas con los que todavía están, que quiero montones y que hace rato no veo.

Satanacus murió en el 2009, me gusta pensar que Cárdenas se está riendo de él en el otro mundo, mientras se acuerda de la vez que tratamos de hacer un documental sobre ese perro. 






martes, 20 de mayo de 2014

Un amigo imaginario llamado Cantoná

Este escrito fue publicado originalmente en el primer número de la Revista Travesaño @TravesanoMag


En 1967, a cuatro mechudos de Liverpool se les ocurrió la idea de incluir unos compases de La Marsellesa al principio una canción sobre el amor. ¿El himno de Francia - el rival histórico del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte – iba a empezar la obra máxima del más importante grupo Inglés de todos los tiempos?

Era la forma perfecta de decir que hay cosas que están por encima de la nacionalidad, de la rivalidad, de las afrentas históricas, de la cultura y del orgullo. Era algo que nos recordaba lo obvio, que all you need is love, especialmente cuando ese amor está mezclado con fútbol.

30 años despues, el amor entre Francia e Inglaterra tuvo otro episodio. Esta vez fue en Manchester, a escasos 40 minutos de Liverpool. Marsella también estuvo presente, pero esta vez mandó a uno de sus hijos: Eric Cantoná, King Eric, el mítico 7 de Manchester United.

Para muchos de nosotros en este lado del Atlántico (especialmente para mí, que usaba el fútbol europeo como somnífero) Cantoná era un perfecto desconocido. El único recuerdo que tengo de él en mi adolescencia es un comercial de Nike, donde los mejores jugadores del mundo debían jugar contra las fuerzas del infierno en el coliseo romano. Después de las típicas jugadas y gambetas que siempre salen en esos comerciales, a Cantoná le llegó el balón, justo afuera del área. Era el clímax, el demonio que jugaba de arquero abría sus alas, que tapaban toda la portería.

Para mí, Cantoná era el tipo que se subía el cuello de la camisa, y disparaba un taponazo que atravesaba al demonio por el estómago. Claro, no si antes despedirse de él con un seco “Au revoir”

Eso es todo lo que hubiera quedado en mi cabeza sobre Cantoná. Me vi completo el mundial del 98, sin saber que Francia levantó la copa sin convocar a una (tal vez la mayor) de sus superestrellas. Pero una figura como Cantoná, como Maradona, no se podía quedar solamente en ser una memoria del fútbol. Necesitaba por lo menos una película, y esta es Buscando a Eric.

Buscando a Eric es la historia de Eric, un cartero de Manchester que está en el bajo fondo más hondo de su vida y decide salir a manejar. El problema es que se pone a dar vueltas en una glorieta en contravía... y sobrevive.

Para Eric no es fácil: sus hijastros adolescentes van por mal camino, no es capaz de hacer su trabajo, no va a fútbol hace más de 10 años y tiene que enfrentarse con su pasado doloroso: encontrarse todos los días con la madre de su hija, su amor de juventud, a quien perdió hace muchos años.

En ese momento Eric necesita un guía. Alguien que lo haga llenar de valor y confianza para tratar de organizar su vida. Alguien que lo haga enfrentar con sus decisiones, en medio de frases extrañas en francés. Eric necesitaba a su ídolo, y este se le aparece como un amigo imaginario.

¿Por qué Cantoná y no cualquier otro goleador del Manchester United? Si la película se hiciera hoy, se podría escoger a Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney o Van Persie, pero igual hubieran escogido a Cantoná La razón es que Cantoná representa algo más de lo que representa un jugador normal.

Contar la historia de Cantoná es contar la historia de la patada. Todas las historias de amor tienen un momento crítico, y la de esta fue el 25 de enero de 1995. Machester United vs Crystal Palace. Cantoná es expulsado por una falta sobre un defensa y sale del campo. En ese momento, un fanático del Crystal baja corriendo la tribuna y cuando Cantoná pasa le grita algo: 

“Andate a joder en Francia, Francés de puta mierda” (Traducción libre de: “Fuck off to France, you French motherfucker)

Es una afrenta al corazón. Es un insulto contra algo sagrado. Es algo que hace que Cantoná pierda los estribos y le plante una patada al fanático del Crystal. El golpe es en el abdomen, como el del demonio que extendió las alas.

El resultado fueron 8 meses fuera de la canchas, y consecuentemente perder su lugar en la selección Francesa. Como era de esperarse, las ruedas de prensa iban a buscar explicaciones. Pero Cantoná no iba a hablarle a los medios cayendo en los lugares comunes. El iba a decir algo que solamente él podía decir.

Cuando las gaviotas siguen al barco pesquero, es porque saben que van a tirar sardinas al mar. Muchas gracias.

Eso fue suficiente para darle a Cantoná su aura místico-filosófica y para confundir a los hinchas por años. Si yo pudiera escoger un amigo imaginario futbolista, escogería alguno que me dijera cosas como esas. Futbolistas con ese atrevimiento hay pocos. Como todos les envidiamos eso en cierto nivel, los convertimos en algo más que simples deportistas.

Pero, como una buena historia de amor, tiene que haber forma de arreglar las cosas. Catoná volvió a las canchas y jugó como nunca. Les dio dos títulos de liga y dos años de fútbol y gloria a los hinchas del United que nunca lo dejaron de querer.

En una escena de la película, Eric el cartero le dice que a Cantoná que a veces se le olvida que, a pesar de su fama y sus goles, que sigue siendo un hombre normal. Cantoná le responde en un inglés muy acentuado “I am not a man, I am Cantoná”.

Ambos tratan de estar serios un momento pero luego se echan a reír. Pero Cantoná tiene razón; aparte de ser un hombre, él era un episodio más de una historia de amor entre dos naciones. Era la letra de una canción que miles de ingleses cantaban, con la melodía del himno de Francia, desde una tribuna.


Oh Ah! Cantoná! Oh Ah! Cantoná!

lunes, 19 de marzo de 2012

Volverse una teta

En jerga paisa, se dice que alguien es una teta cuando alguien es fastidioso, insistente y muy cansón. Usualmente busca un objetivo y tiene una idea fija, y no se va a calmar hasta que lo consiga. Y probablemente se vuelva una teta con otro tema. Aunque ser una teta en realidad puede catalogarse como un defecto, si lo trasladamos al plano político, debería considerarse una cualidad ciudadana.

El mundo en el que vivimos hoy en día, se me hace rarísimo. En 15 años ha dado un vuelvo completo.  Con internet, y la posibilidad de conectarse de persona a persona, sin intermediarios, hay una cantidad de cantidad de nuevas formas de comprar, aprender, informarse, crear y consumir cultura, incidir en el medio, opinar, relacionarse con la política. Aunque ya han empezado las primeras manifestaciones de este fenómeno, estoy seguro que se va a  los próximos años va a volverse algo del común.

Dice Malcolm Gladwell que la revolución no será twitteada, y para mí, tiene toda la razón. Es necesario el compromiso y el físico de las personas para lograr cambios. Sin embargo, las redes sociales se han convertido en un referente de opinión importantísimo. Y muchas veces, esas señales de opinión es lo que necesitan los líderes o gobernantes para emprender acciones arriesgadas, que pueden traer resultados positivos. Si eso se monta y se junto con un mensaje de moda como "el medio ambiente", ya hay una bandera política que hace que valga la pena para el riesgo.

Al mejor estilo de Mustafa Mond, no hay que cambiar el sistema para que la cosa funcione, sino saber dónde se mueven las tuercas que hay que mover. Aprovecharnos de los políticos, que no son otra cosa que nuestro empleados, para que hagan lo que queremos.

Eso fue lo que trató de hacer el video viral más popular de estos días, el Kony 2012. Este video trata de movilizar y crear opinión acerca de el conflicto en al Africa Subsahrariana, centrada en la figura de Joseph Kony, el lider de un grupo subversivo, y el criminal más buscado en la corte penal internacional. La idea de los realizadores es buscar la captura de Kony, por medio de interveción y apoyo militar estadounidense.

No me gusta lo que se pretende con el video Kony. Es una sobresimplificación de un problema complejo, y la "solución" propuesta es una intervención militar estadounidense que trae problemas más graves de inestabilidad en una región históricamente inestable, corrupta y violenta. No falta el que le da tintes de conspiración e intereses oscuros, pero desde muchas partes se le hacen críticas muy fuertes a la inciativa.

A pesar de todo, no deja de ser un experimento social muy interesante, y un reflejo del zeitgeist,  el espíritu de nuestros tiempos. De todo el video, me quedo con algo. Y es esto.



Es un símbolo poderoso, que representa la nueva relación (que yo todavía no alcanzo a entender) de las personas, con su comunidad y sus iguales, con los políticos y los medios de comunicación.

La idea de volverse una teta no es para nada innovadora. Normalmente, a las tetas tradicionales se les llamaba grupos de presión, colectivos o stakeholders. Ser una teta profesional es alguien que se dedica a hacer lobby. Lo de contactar a los políticos tampoco es algo novedosa. Desde siempre ha existido la opción de comunicarnos con ellos, vía cartas y llamadas, pero muy poca gente lo hacía.

Con internet es que ya no es necesario reunirse físicamente para ser un grupo de presión. Ya con el twitter, los mismos políticos se pusieron al nivel del ciudadano corriente, e incluso es posible esciribirles personalmente sin necesidad de tener acceso privilegiado. Ser una teta está al alcance de un clic.

En este momento, existe una coyuntura tremendamente interesante en Medellín. Para la definición del plan de desarrollo se está haciendo una socialización y una serie de reuniones con distintos sectores de la sociedad. Está todo en la página web http://www.elplanmedellin.com/. Hace unos días escribí una carta abierta a los candidatos a la Alcaldía de Medellín. Aunque tuvo alguna acogida en campaña, todavía no es una idea que ha calado con fuerza. Como una propuesta del plan, lo reenfoqué y lo mandé. 

Pero para volverse una teta hay que insistir, y entre más gente insista con uno, mejor. Por eso los invito a que sean unas tetas conmigo, y exigir una mejora sustancial en el sistema de buses de la ciudad y en otros aspectos de sostenibilidad urbana. Con las ideas de la carta, y otras ideas del equipo de La Ciudad Verde estructuramos una propuesta para el plan de desarrolllo. Lean la propuesta, y si están de acuerdo, haganse oir. En el siguiente link está la propuesta y las instrucciones completas.

http://laciudadverde.buenanota.org/pacto/index.php?option=com_k2&view=item&id=46:participacion&Itemid=29
    Ahí tienen, estando el mundo como está, siendo los políticos como son y teniendo las herramientas a la mano, hay que ser una teta. Son unos clics de distancia, impactando por medio de la opinión en un espacio para eso. Es un papayazo.

    lunes, 6 de febrero de 2012

    (Des)Informando sobre el cambio climático

    Este post lo publiqué originalmente en La Ciudad Verde

    A veces me gusta imaginar que cara harían los científicos de la modernidad sobre el impacto de sus invenciones. Por eso se me haría graciosísimo ver la cara que haría alguien como Josep Fourier al llegar a este momento histórico. A Fourier le podemos agradecer su trabajo en series numéricas, base para la teoría de transmisión de señales y fundamental para los medios masivos de comunicación y el desarrollo de las computadoras. Además, fue el primer científico que describió el efecto invernadero; hoy, el tema de moda.

    La preocupación actual por el cambio climático viene de una discusión ambiental que empezó en la segunda mitad del siglo pasado, coincidiendo con un boom científico sin precedentes después de la segunda guerra mundial. Estos cambios trajeron consigo una nueva conciencia ambiental, que se preocupaba por cosas como lo finito de los recursos, la lluvia ácida, las especies en vía de extinción y el agujero de la capa de ozono.  Los medios de comunicación han estado con éstos desde años, creando conciencia y preocupación, desde la divulgación científica hasta el Capitán Planeta (Adelante Planeta!!)

    (http://static.betazeta.com/www.veoverde.com/wp-content/uploads/2011/07/el-capitan-planeta-nosologeeks.jpg)

    El último eslabón en esta cadena es el cambio climático. Es un tema que empezó como algo netamente científico, pero que para la gente es un tema de conversación diaria, para los medios de comunicación una fábrica de titulares, para las empresas un tema inmejorable de marketing, y para los políticos, una bandera para ganar electores. Sin embargo hay una particularidad y es que el cambio climático es un tema tremendamente complicado y complejo, sobre el cual hay muchas interrogantes abiertas.

    Al ser el tema de moda, el ciudadano común habla sobre el cambio climático y el calentamiento global con propiedad, replicando lo que lee oye en los medios, tomando datos puntuales y hechos inconexos como verdades reveladas. Las personas se convirtieron en pluviógrafos y termómetros andantes, que no caen en cuenta de su memoria selectiva. Si llueve fuerte, se olvidan que estamos en una de las épocas de invierno, y dicen que el clima está muy raro. Si hace mucho calor, es por culpa del cambio climático y dicen que hace años el clima era distinto.

    Hay muchos fenómenos que la gente ve, y que son causados por variables locales que no son responsabilidad del cambio climático. Hay otros que sí son responsabilidad del cambio climático pero que la gente no ve. Pero en el fondo, todo lo que pasa debe ser mirado con lupa y con detenimiento, porque el cambio climático no es cuestión de creer o no, de opiniones ni puntos de vista. Es puramente una cuestión de ciencia; algo que la gente tiende a olvidar.

    El principal problema no son las conversaciones de calle, sino la difusión actual que existe en los medios de comunicación, que los ciudadanos consideran una fuente de información confiable. Aunque en la internet se puede encontrar información correcta y opiniones de expertos, en los medios tradicionales (como la prensa de gran difusión) la desinformación está a la orden del día, por falta de periodistas expertos, o por el afán de buscar noticias. En periódicos muy respetables de Colombia he llegado a leer cosas como:

    La tragedia de Armero fue tal vez la primera gran tragedia del Calentamiento Global en Colombia.

    Armero fue causado por tectónica de placas y volcanismo, algo en lo que el calentamiento de la atmósfera no tiene influencia. Es más, el calentamiento global puede haber ayudado a mitigar la tragedia ya que había menos hielo en el glaciar para causar la avalancha de lodo. A veces proponen cosas que pueden sonar muy científicas:

    Antes, un país que resistía una 'Niña' (régimen de lluvias) podía esperar año y medio o dos para tener el fenómeno de nuevo. Colombia ha soportado dos 'Niñas' entre agosto del 2010 y diciembre del 2011.

    El ciudadano promedio que escucha eso, lo toma como una verdad. Alguien que sepa algo sobre climatología Colombiana o tropical, sabe que eso es algo muy incorrecto. Hubo años seguidos de Niña del 54 al 57, del 73 al 76, y para no ir más lejos, del 98 al 2001. Ahí hay una figura, lo rojo es tendencia a Niño y lo azul a Niña.


    En este momento la gente, en términos generales, está preocupada; quiere cuidar al planeta. Pero eso no se puede hacer con entendimientos a medias sobre los fenómenos climáticos que ocurren, ni desconociendo las causas y consecuencias de las acciones humanas. Si se hace a la ligera se puede tener un efecto contraproducente al deseado. Hay muchos ejemplos claros donde algo que puede sonar “verde” puede traer un resultado nefasto en términos ambientales. Hace unos años, un candidato a la alcaldía de Medellín quería sembrar un millón de hectáreas de plantas para sembrar biodiesel, porque era mejor que el petróleo. Pero no decía que eso implicaría destruir bosques, afectando el ciclo hidrológico local y los suelos, y destruyendo un sumidero de carbono.

    La preocupación de la población sobre del tema ha llegado al punto de que se es posible hacer algo tan paradójico como vender un automóvil (el ícono y la mejor representación del modelo de sociedad que tiene al clima contra las cuerdas) usando la bandera del cambio climático. Este comercial trae osito polar y ‘todos los fierros’. Hasta a mí me dieron ganas de comprar ese carro:


    La importancia de entender los fenómenos climáticos no radica solamente en evaluar iniciativas nuevas, sino en emprender acciones correctivas. El ejemplo más latente puede ser la temporada invernal pasada; todos gritaban que era acción del cambio climático. Es verdad que hubo un aumento en las precipitaciones por el fenómeno de la Niña, pero no hay un estudio concluyente que vincule la intensidad del ENSO (nombre técnico del Fenómeno del Niño) con el aumento de las emisiones de CO2. Pero también es verdad que las grandes áreas deforestadas, reducen la infiltración en los suelos y hacen que los caudales de las crecientes aumenten. Un estudio de la Universidad EAFIT dice que la acción humana en las cuencas colombianas puede ser responsable de aumentos de hasta 30% en los caudales máximos.

    http://www.semana.com/photos/1493/ImgArticulo_T1_81432_201127_093225.jpg

    A pesar de todo, esa popularización del tema es algo tremendamente positivo. Si los medios hacen su tarea de forma responsable, los efectos en la sociedad van a ser positivos, aprovechando la voluntad humana de mejorar su entorno, cuidar sus recursos y aumentar su riqueza. Pero para mejorarlo, hay que entender, y para entender, inevitablemente hay que estudiar.

    jueves, 6 de octubre de 2011

    Aranda Style

    Lo que en su momento surgió como un ejercicio de escritura que hice con @tatilujanr, hoy quiero convertirlo en un homenaje a @Robertoenemigo, porque últimamente ando pegado de su blog BLINK

    Tengo que girar y extender mi mano para prender el ventilador. Es la opción a abrir la ventana, y dejar a unos cuantos bichos entrar a la relativa frescura de este cuarto . El cursor titila mientras las teclas se convierten en ideas, que no me preocupo mucho por elaborar.
    Mauricio entra y me saluda. A pesar de ser un viejo amigo de mi papá y de que esté en la  oficina de al lado, rara vez hablamos más allá de un saludo cordial, o una pregunta por un dato puntual. Tiene una barba blanca, y camina ansioso como un adolescente. Me gustaría sentarme un su oficina, preguntarle la historias que mi papá olvidó de sus épocas universitarias o la historia de su amor con esa profesora, que, aunque tiene su oficina en el mismo corredor, no lo mira a los ojos y siempre pasa de largo.
    Llegan mis compañeros y me bajan de mis pensamientos. No vale la pena resistirse en esos momentos. El ritual fue establecido hace tiempo. 
    Una gelatina en las escaleras de la tienda, mientras vemos los buses afanados de la media tarde.